-consejos para ellas-
si nuestro acompañante está empeñado en añadir banda de sonido a nuestro (intento de) sueño, hay ciertas técnicas como instarlo que duerma de costado, clavarle un codo en la espalda y una no tan difundida pero muy eficaz, que consiste en taparle la nariz, aunque existe riesgo de sofocación. una clásica es despertarlo al grito de ¡PARA DE RONCAR!, aunque esta modalidad, si bien puede lograr resultados inmediatos, no es aconsejable si una intenta algo de largo plazo (digamos, tres encuentros más).

2 comentarios:

Pituten dijo...

la otra es aplicarle un correctivo en las bolas, quizá se quede sin aire y no haga más ruido.



:D

An · dijo...

A mí me funcionan los mimos =)